Apenas puedes controlar el movimiento de tus ojos

Si bien puedes mirar siempre hacia donde te plazca, si posees ojos sanos, no puedes controlar completamente el movimiento de éstos. Haz una prueba rápida: da una vuelta sobre ti mismo mientras intentas mantener la mirada recta. Comprobarás que es imposible: tus ojos irán haciendo movimientos rápidos, cambiando el objeto que están mirando a medida que giras. Estos movimientos oculares se llaman movimientos sacádicos.

La única manera de evitar hacer movimientos sacádicos y conseguir que el ojo gire con suavidad es observar un objeto en movimiento. Haz la prueba de antes, pero esta vez levanta el dedo índice por delante tuyo y míralo: comprobarás que esta vez los ojos no hacen ningún tipo de movimiento rápido, y que tu mirada se mantiene recta y fija durante toda la vuelta.

Resulta cuanto menos curioso el poco poder que tenemos sobre el movimiento de nuestros ojos.

ojos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.