La langosta era comida para pobres

langosta

Esta noche es especial. Te has vestido con tu mejor traje, te has puesto tu perfume más elegante y ahora esperas en un caro restaurante a que el camarero te traiga uno de los platos más opulentos: langosta. No es que te guste especialmente su sabor… Pero te hace sentir, de alguna manera, que eres de clase alta. Pero, ¿sabías que había una época en la que la langosta era considerada comida para pobres?

Continuar leyendo

En los anuncios de TV, los helados suelen ser puré de patatas

patatas

patatas

Todos sabemos que la publicidad nos miente. Las hamburguesas de McDonald’s, por ejemplo, pasan por un estudio fotográfico donde se retocan y maquillan hasta quedar perfectas para salir por televisión o en las revistas. La mayoría de coches que aparecen en publicidad no son reales, sino modelos 3D, lo cual resulta mucho más barato y queda mucho mejor.

Pero el caso que da título a este artículo es el de los helados. Continuar leyendo

Comer patatas chips es más radiactivo que vivir cerca de una central nuclear

nuclear

Según un estudio, recibes cien veces más radiación de comer una bolsa de patatas chips diaria durante un año que de vivir el mismo tiempo cerca de de una central nuclear. Pero esto no debería preocuparos: el objetivo de este estudio no es determinar la peligrosidad de estas patatas, sino de la inocuidad de las centrales nucleares. En ambos casos, los niveles de radiación adquiridos son tan bajos que no presentan ningún peligro.

De hecho, antes de preocuparte de la radiación que te comes con tu bolsa de patatas, deberías hacerlo por la cantidad de sal y grasas que aporta, que te mataría mucho antes de que te saliera un tercer brazo.

nuclear

Las patatas chips surgieron de una bronca entre un chef y su cliente

chips

Corría el siglo 19 cuando un cliente devolvió su plato de patatas al cocinero americano George Crum, alegando que “eran demasiado gruesas y estaban muy poco hechas”. Era ya la cuarta vez que las devolvía, y Crum se estaba cabreando. A modo de venganza sarcástica, lo volvió a intentar; esta vez cortando las patatas al grosor del papel, friéndolas hasta hacerlas crujientes y añadiéndoles un extra de sal. Para su sorpresa, al cliente le encantaron.

El plato de Crum no tardó en popularizarse: habían nacido las patatas chips.

chips

La cerveza aguada tenía pena de muerte en la antigua Babilonia

cerveza

Así lo estableció el rey babilonio Hammurabi allá por el 1700 a.C., fecha en la que se tomaban la cerveza con mucho respeto. En caso de descubrirse que un proveedor añadía agua a su cerveza, o le asignaba un precio mucho mayor que el que merecía, éste sería condenado a morir ahogado en uno de sus barriles, o bien a beber su cerveza hasta morir.

¿Un castigo quizás demasiado exagerado? Es posible. Pero hay que tener en cuenta que, por aquel entonces, la cerveza se contaba entre las bebidas más seguras que existían. El agua, la cual aún no se purificaba, podía contener fácilmente enfermedades, la cual la convertía en una opción un tanto peligrosa.

cerveza

Existen dos bebidas llamadas “lo que sea” y “cualquiera”

Estas bebidas, comercializadas en Singapur, tenían como objetivo satisfacer las ambiguas demandas de los clientes indecisos. Sus nombres originales eran “Anything” y “Whatever”, que equivaldrían al clásico “lo que sea, todo me vale” que responde mucha gente al ofrecérsele una bebida.

Lo curioso de esta bebida es que venía en seis sabores distintos, pero como las latas eran iguales, no podías saber el que te había tocado hasta que la habías abierto.

anything

La Coca-Cola llevaba cocaína, y además era verde

coca-cola

¿Suena desagradable? Al menos, así se lo parecía a la mayoría de población, que se mostraban reacios a probar tan extraña bebida. Debía este color a sus ingredientes: hojas de coca y nueces de cola. Sí, la Coca-Cola llevaba cocaína en sus inicios: unos 9 miligramos por vaso, aunque este ingrediente sería retirado en 1902.

La Coca-Cola empezó a tener éxito cuando un empresario más astuto que su inventor le compró la patente a un precio irrisorio y le añadió un colorante que la hiciera parecer una bebida de caramelo. Y así ha llegado hasta nuestros días.

coca-cola