El increíble experimento del Parque de las Ratas

RatPark

Hoy traemos una de las historias más fascinantes de la ciencia: el de un curioso experimento que cambiaría la concepción del mundo en torno a las drogas. Preparaos un café y relajaos: bienvenidos al Parque de las Ratas.

Corre la década de los 60 y la gente está horrorizada por el efecto devastador de las drogas, que empiezan a hacerse populares en la sociedad americana. Algunos científicos han realizado un experimento para corroborar esta peligrosidad: han puesto un montón de ratas en pequeñas jaulas. En cada pequeña jaula, hay una palanquita que la rata puede pulsar; de hacerlo, se le inyectará una dosis de morfina.

Los resultados del experimento son claros: las ratas se vuelven rápidamente adictas a la morfina, y acaban descuidando el agua y la comida para continuar drogándose hasta la muerte.

RatPark2

¿Significa esto que cualquier usuario de droga se convierte en su esclavo? El doctor Bruce Alexander no pensaba lo mismo. Él creía que la dependencia de los animales a la morfina no era tan fuerte como parecía: lo que realmente provocaba esta drogadicción eran las condiciones de vida de la ratas, que, encerradas en pequeñísimas jaulas, no encontraban otra manera de divertirse.

Para probar esto, montó un enorme recinto dedicado a los roedores, y puso en él juguetes, comida, y agua. En este lugar las ratas tenían espacio suficiente para divertirse, relacionarse y aparearse. A este pequeño paraíso de roedores lo llamó Parque de las Ratas.

El doctor Bruce hizo dos grupos de roedores: uno iría enjaulado, como en los experimentos ya conocidos, y otro viviría en el Parque de las Ratas. Ambos grupos tendrían acceso a agua limpia y agua mezclada con morfina.

RatPark3

Los resultados fueron sorprendentes: la gran mayoría de roedores enjaulados se daban rápidamente a la droga y acababan muriendo, mientras que los animales que vivían en el Parque rechazaban la morfina y preferían beber agua limpia. Pero eso no es todo. El doctor Bruce decidió trasladar algunas de las ratas enjauladas, que ya eran consumidoras habituales de morfina, al Parque de Ratas. Increíblemente, estas ratas drogadictas se rehabilitaban rápidamente, rechazando poco a poco la morfina y volviendo al agua limpia.

Este experimento levantó una nueva concepción sobre la drogadicción: ¿es culpa de la droga o es culpa de la jaula?

Te recomendamos un interesantísimo cómic que ha realizado el dibujante Stuart McMillen sobre esta historia que puedes ver aquí.

 

Fuentes: AccionPreferente, El Espectador, Wikipedia, Stuart McMillen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.