La cerveza aguada tenía pena de muerte en la antigua Babilonia

Así lo estableció el rey babilonio Hammurabi allá por el 1700 a.C., fecha en la que se tomaban la cerveza con mucho respeto. En caso de descubrirse que un proveedor añadía agua a su cerveza, o le asignaba un precio mucho mayor que el que merecía, éste sería condenado a morir ahogado en uno de sus barriles, o bien a beber su cerveza hasta morir.

¿Un castigo quizás demasiado exagerado? Es posible. Pero hay que tener en cuenta que, por aquel entonces, la cerveza se contaba entre las bebidas más seguras que existían. El agua, la cual aún no se purificaba, podía contener fácilmente enfermedades, la cual la convertía en una opción un tanto peligrosa.

cerveza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.