La palabra “asesino” proviene de “hachís”

asesino

 

En la etimología de las palabras muchas veces se encuentran historias curiosísimas, así que de vez en cuando revisaremos algunas de las más sorprendentes. El ejemplo de hoy es la palabra “asesino”. ¿Sabías que proviene de la palabra “hachís”? Cómo y por qué, te preguntarás: sigue leyendo.

La historia de esta palabra se remonta a tiempos de las cruzadas. Un tipo llamado Hassan Al Sabbah decidió crear una secta extremista llamada ismailismo, que se guiaría por su fuerte y violento activismo. Es decir, un grupo terrorista de la época. Los seguidores de esta doctrina eran fanáticos capaces de matar cualquier objetivo por protegido que estuviese, como políticos y religiosos importantes, lo cual la convirtió en una organización muy temida tanto por cristianos como musulmanes. Igual que los terroristas de hoy día, muchas veces estos asesinos acababan sacrificando su propia vida.

Ahora, ¿cómo convencía Al Sabbah a la gente para que se uniera a tan horrible grupo? Muy fácil: a los recién llegados les hacía fumar hachís, y una vez estaban drogados, les hacía pasar a su lujoso patio y los rodeaba de comida y mujeres. Esto, sumado a la acción del hachís, producía en los iniciados una experiencia mística: pensaban realmente que estaban en el paraíso. Una vez volvían en sí, Al Sabbah les decía “esto ha sido tan sólo una muestra de lo que te espera si luchas por mí”. Y le creían.

Como todos eran fumadores de hachís (hashish en árabe), se les empezó a llamar hashsha-shin, que literalmente significa “fumador de hachís”. ¿Empiezan a encajar las piezas? Los europeos más tarde adoptaron este término, transformándolo en “assassin“, “asesino”, etcétera.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.