Los actores romanos morían de verdad

roma

Sí, se puede decir que respetaban su papel al máximo: los actores en la antigua Roma morían al mismo tiempo que el personaje que interpretaban. Por supuesto, esto tiene truco: los actores que morían de verdad eran presos que habían sido condenados a muerte, así que era tan sólo una manera de hacer de su ejecución un espectáculo. La mayoría de actores romanos (los que no eran presos), en realidad no morían aunque el papel lo exigiera, igual que  hoy día.

Estos siniestros teatros tenían lugar en los coliseos y arenas, lugares dedicados al entretenimiento de los ciudadanos de Roma. Por la mañana, en la arena se daban las cacerías: se enfrentaban a diferentes animales exóticos entre sí, como leones contra tigres, toros contra osos… Y por supuesto, también había personas, que tendrían que poner a prueba su pericia como cazadores si querían sobrevivir.

La siguiente actividad eran las ejecuciones: los condenados a muerte se convertían en actores de dramas mitológicos donde morían de verdad.

Por último, se daban los archifamosos duelos de gladiadores romanos, donde diferentes guerreros medían sus fuerzas y trataban de ganarse al público. Como curiosidad, decir que, cuando un gladiador moría y tenían que sacarlo de la arena, el encargado de hacerlo en ocasiones se vestía como un dios de la muerte, dando aún más dramatismo a la escena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.