Los cadáveres del Everest se usan como puntos de referencia

Everest

El Everest es, como ya sabréis, la montaña más alta del mundo, con sus 8,848 metros de altitud. Situada en el Tíbet, es uno de los grandes reclamos de los escaladores más valientes, pero también uno de los picos más peligrosos: hoy día más de 200 cadáveres pueblan su superficie. De hecho, muchos de estos cuerpos se usan como puntos de referencia para guiar a los escaladores.

Uno de los más famosos es Green Boots (“Botas Verdes”), el cuerpo de un excursionista que se separó de su expedición y murió en un pequeño refugio de piedra caliza. Esta pequeña cueva, a 450 metros de la cima, es también la tumba de David Sharp, que murió congelado al lado de Green Boots. El cuerpo de Sharp se congeló mientras descansaba, y aunque después llegaron muchos excursionistas que habrían podido salvarle la vida, éstos lo confundieron con Green Boots, dejándolo morir. Los dos cadáveres sirven ahora de orientación a muchos escaladores cercanos al pico.

Otra historia siniestra es la de Francys Arseniev, la primera mujer que consiguió llegar a lo alto sin una botella de oxígeno. En el camino de vuelta, cayó por un barranco, y, malherida, pidió ayuda a su grupo. Su marido, aun sabiendo que no tenía suficiente oxígeno para rescatarla, lo intentó, con terribles resultados: resbaló mientras descendía y murió. El resto del grupo no pudo sino consolar a la mujer mientras ésta exhalaba su último aliento.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.