Los osos polares son negros

OsosPolares

No, en Romper el hielo no nos hemos vuelto locos: el animal más blanco de la Tierra en realidad tiene la piel negra. ¿Y su pelaje? Tampoco es blanco: es transparente, y su color pálido no es más que una ilusión óptica.

El oso polar es uno de los depredadores terrestres más grandes de nuestro planeta. Su característica principal es su impoluto color blanco, que le mimetiza a la perfección con su entorno, los gélidos territorios del Polo Norte. O eso parece, porque en realidad, tiene la piel completamente negra. El color negro de la piel le ayuda a absorber la radiación solar con facilidad y mantener una temperatura corporal apropiada, imprescindible en zonas tan frías.

Un momento, un momento. Entonces, ¿por qué lo vemos blanco? Esto es debido a que tiene un pelaje muy especial. No, no es blanco tampoco: los pelos del oso polar son transparentes como el vidrio. De ser blancos, la luz solar rebotaría sobre ellos y el pobre oso no podría absorber nada de luz.

OsosPolares2

El hecho de que se parezcan blancos es debido a que son pelos huecos, y en su interior se almacenan gran cantidad de microburbujas de aire que dispersan la luz y les dan este aspecto pálido. Lo mismo ocurre con la nieve, que también es transparente (al fin y al cabo, es agua) pero parece blanca ante nuestros ojos.

Como curiosidad, apuntar que, de hecho, una vez los osos polares del zoo de Singapur se volvieron verdes el año 2004, debido a que colonias de algas unicelulares se instalaron entre sus pelos transparentes. Esto es algo que no habría ocurrido en su hábitat natural, que es demasiado frío para las algas.

PolarBear3

¡Y eso es todo por hoy! Desde luego, a veces la evolución animal parece diseñada por ingenieros, ¿verdad?

 

Fuentes: PlanetaCurioso, Sciencuriosities

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.