Existen los detectores de detectores de detectores de radares

radar

Es común el uso de detectores de radares, ya en contexto militar o entre los conductores de coches, para evitarse alguna incómoda multa. Pero en algunos territorios el uso de éstos es ilegal, así que la policía emplea detectores de detectores de radares, también llamados RDD, para contraatacar.

En este punto, los ciudadanos más astutos aún tienen una carta por jugar. Los detectores de detectores de detectores de radares, que se implementan en un detector de radar básico para saber si están siendo detectados por las autoridades.

¿Hasta cuándo puede crecer la cadena? Quién sabe.

radar

Las patatas chips surgieron de una bronca entre un chef y su cliente

chips

Corría el siglo 19 cuando un cliente devolvió su plato de patatas al cocinero americano George Crum, alegando que “eran demasiado gruesas y estaban muy poco hechas”. Era ya la cuarta vez que las devolvía, y Crum se estaba cabreando. A modo de venganza sarcástica, lo volvió a intentar; esta vez cortando las patatas al grosor del papel, friéndolas hasta hacerlas crujientes y añadiéndoles un extra de sal. Para su sorpresa, al cliente le encantaron.

El plato de Crum no tardó en popularizarse: habían nacido las patatas chips.

chips

Algunos simios saben usar lenguajes de signos, pero nunca han preguntado nada

simios

Después de los humanos, los animales más inteligentes del planeta se cuentan entre los simios. Los chimpancés y los bonobos demostraron ser los animales más cercanos a mantener una conversación con seres humanos, pudiendo comprender preguntas complejas y siendo capaces de contestar usando lenguajes de signos.

Sin embargo, estos simios nunca preguntaron nada. Algunos científicos sostienen que la capacidad de preguntar es lo que diferencia las habilidades cognitivas de los humanos con el del resto de sus congéneres.

Curiosamente, un loro llamado Alex sí que llegó a hacer preguntas. Concretamente, preguntó de qué color era, y, al contestarle, se enteró de que era gris.

simios

Los mosquitos han matado a más humanos que todas las guerras de la historia

mosquitos

Quizás deberíamos reconsiderar cuál es el animal más peligroso del planeta. Hagamos un ránking: los animales más temidos, como lobos y tiburones, apenas matan a menos de 10 personas al año. Los perros, en cambio, matan a unas 25.000 personas al año, debido normalmente a la rabia. Las serpientes son responsables de unos 50.000 fallecimientos anuales. En segundo puesto, encontramos a los humanos, que asesinan a más de 475.000 congéneres por año.

¿Y en el primer puesto? A los mosquitos. Debido a su alta capacidad de propagarse y su habilidad de transmitir enfermedades como la malaria, son responsables de 725.000 muertes anuales. Esto los sitúa como el animal más mortífero del planeta para el ser humano, superando incluso a éste.

mosquitos

Las langostas escuchan con las patas

langostas

Este título apenas puede ser un aperitivo en cuanto a la extrañísima anatomía de la langosta. Haremos un resumen rápido: la langosta escucha con sus patas, saborea con sus pies, tiene el cerebro en la garganta, los riñones en la cabeza y pueden ser zurdas o diestras. La razón de todo esto es la antigüedad de este crustáceo. Se trata de un animal que ha cambiado poquísimo en los últimos cien millones de años, lo que hace que aún conserve un cuerpo muy primitivo y curioso.

Otra curiosidad sobre las langostas: al principio, nada tenían de lujoso. Eran considerada comida de pobres.

langostas

El estómago de un cocodrilo puede digerir clavos de acero

cocodrilo

La mandíbula de un cocodrilo es tan grande que, si bien puede servir para trocear a las presas, no es capaz de triturarlas, como hacemos los humanos con nuestra comida. Esto significa que el reptil suele tragar trozos de carne enorme, además de pezuñas y cuernos. ¿Cómo digiere todo esto?

La respuesta es sencilla: sus jugos gástricos son potentísimos. Compuestos por una alta concentración de ácido clorhídrico, son capaces incluso de disolver clavos de acero, ¡si bien no son demasiado nutritivos!

cocodrilo

El 11 de Abril de 1954 no pasó nada

11 de abril de 1954

Se trata del día más aburrido de la historia de la humanidad. Después de introducir más de 300 millones de datos en una computadora, un programa llamado “True Knowledge” (traducido como “conocimiento verdadero”) dictaminó que el 11 de abril de 1954 no ocurrió nada destacable. Los sucesos más importantes que se dieron ese día fueron unas elecciones generales en Bélgica y el nacimiento de un académico turco.

Lo curioso es que este día ganó interés gracias a lo aburrido que era. Un tanto paradójico, ¿verdad?

11 de abril de 1954

La marihuana es legal y comúnmente usada en Corea del Norte

marihuana

Cualquier usuario de droga en Corea del Norte es castigado con la pena de muerte; sin embargo, ni la marihuana ni el opio son allí considerados droga. De hecho, los trabajadores norcoreanos lo usan muy comúnmente tras sus jornadas de trabajo, en las que alivian sus dolores fumando.

Hay que apuntar también que la marihuana en Corea del Norte se usa más con finalidad medicinal que lúdica, ya que las variedades que allí crecen son menos potentes que las que se usan en Occidente.

marihuana

La cerveza aguada tenía pena de muerte en la antigua Babilonia

cerveza

Así lo estableció el rey babilonio Hammurabi allá por el 1700 a.C., fecha en la que se tomaban la cerveza con mucho respeto. En caso de descubrirse que un proveedor añadía agua a su cerveza, o le asignaba un precio mucho mayor que el que merecía, éste sería condenado a morir ahogado en uno de sus barriles, o bien a beber su cerveza hasta morir.

¿Un castigo quizás demasiado exagerado? Es posible. Pero hay que tener en cuenta que, por aquel entonces, la cerveza se contaba entre las bebidas más seguras que existían. El agua, la cual aún no se purificaba, podía contener fácilmente enfermedades, la cual la convertía en una opción un tanto peligrosa.

cerveza

Existen dos bebidas llamadas “lo que sea” y “cualquiera”

Estas bebidas, comercializadas en Singapur, tenían como objetivo satisfacer las ambiguas demandas de los clientes indecisos. Sus nombres originales eran “Anything” y “Whatever”, que equivaldrían al clásico “lo que sea, todo me vale” que responde mucha gente al ofrecérsele una bebida.

Lo curioso de esta bebida es que venía en seis sabores distintos, pero como las latas eran iguales, no podías saber el que te había tocado hasta que la habías abierto.

anything