F.C. Start: el equipo de fútbol que venció a los nazis

FCStart

El Partido de la Muerte. Así se le llamó al partido de fútbol donde se enfrentaron un puñado de prisioneros ucranianos y los mejores jugadores de la Alemania nazi. Es difícil pensar que este equipo de convictos lograra humillar a la élite deportiva alemana, pero así fue, y muchos murieron por ello. Es hora de contar una de las historias más increíbles del mundo del deporte.

Ucrania, 1941. Un panadero de origen alemán llamado Josef Kordik se encuentra para su sorpresa a uno de sus ídolos: Nikolai Trusevich, el portero del mítico equipo Dinamo de Kiev, ya disuelto por la guerra. Pero apenas queda nada ya de su grandeza: es un mendigo destrozado por el hambre y sin cobijo. Al parecer, había logrado escapar de un campo de concentración alemán. El panadero le ofrece un trabajo en su panadería y le ordena buscar al resto de sus compañeros… para formar un nuevo equipo de fútbol.

Poco a poco, Nikolai logra recuperar el contacto con sus antiguos compañeros, y el panadero se convierte en el propietario del Start F.C., un equipo de estrellas resucitadas. Pero Kordik no había fundado este equipo por altruismo: pretendía sacar tajada de ello, y para ello propone a los alemanes una serie de partidos amistosos. Los alemanes, seguros de su victoria, aceptan hacer un torneo, pensando que sería buena propaganda en un territorio recién conquistado.

Y… ¡Sorpresa! Pese a estar en pésimas condiciones físicas y harto famélicos, el Start F.C. gana 7-2. No se trata de suerte: en los siguientes partidos, este equipo continúa arrollando a sus rivales, haciendo crecer su fama y convirtiéndose en un símbolo de la resistencia que, por supuesto, los alemanes no piensan tolerar.

Sólo queda un último partido, y se disputa contra el Flakelf, un equipo de los mejores futbolistas alemanes y estandarte deportivo del Reich. El Start F.C., lo tiene todo en contra: amenazas de muerte, un árbitro de las Waffen-SS, y por supuesto, una profunda antipatía por parte de los organizadores. Pero no se echan atrás, y juegan como siempre. A pesar de las constantes agresiones físicas del equipo contrario, obviamente perdonadas por el árbitro, consiguen poner el marcador a 5-3. Y terminan de manera triunfal: cerca del final del juego, el defensa del Start F.C. esquiva a todo el equipo rival, incluido el portero, poniéndose delante de una portería vacía. Entonces, en vez de chutar a gol, decide darse la vuelta y lanzar el balón al público. Tal es la humillación que el árbitro decide poner fin al partido antes de cumplirse los noventa minutos.

Este acto de resistenica no quedó impune: los jugadores del Start F.C. fueron torturados, asesinados y/o enviados a campos de concentración. Pero dejaron tras de sí una de las leyendas más heroicas que envuelven al fútbol.

Y ya que estamos hablando de la Alemania nazi, ¿conoces la historia del interrogador nazi con buen corazón?

 

Fuentes: Wikipedia, efdeportes.com, La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.